Realizar ejercicio físico estimula la imaginación y la creatividad de los niños, es beneficioso para desarrollar el  aprendizaje, habilidades sociales y emocionales, les permite adquirir confianza en sí mismo porque desarrollan sus capacidades y vencen sus miedos.

 Por efectos del covid 19, los niños no pueden salir a jugar al aire libre y ahora que pronto llega la primavera y el clima invita a que los niños deseen salir a los parques a jugar y correr, es cuando hemos de idear actividades físicas diarias dentro de casa para que los niños canalicen positivamente la energía, propia del infante.

En los primeros años y en actuales circunstancias es muy importante realizar actividades de educación  psicomotriz  al iniciar el día puesto que el movimiento corporal es considerado como base del aprendizaje. 

Es a través del cuerpo y los sentidos que el niño entra en contacto con el mundo.  En esta etapa de confinamiento es de vital importancia para la salud física y emocional que los niños realicen actividades motrices diariamente. Los beneficios que aporta favorecen el desarrollo de la autoestima y genera al niño seguridad; es un método de corrección de la atención, jugando un rol importante en la reeducación de comportamiento. 

Piaget nos dice que la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz siendo ésta, el motor de la inteligencia.  Desde el punto de vista de las neurociencias, la actividad física y sus beneficios en la función cognitiva han sido vinculados con el aumento de la secreción de factores neurotróficos derivados del cerebro, que junto a otros factores de crecimiento que estimulan la neurogénesis, aumentan la resistencia al daño cerebral y mejoran la capacidad de aprendizaje y potencian el desarrollo mental.

También mediante la práctica de educación psicomotriz, se activa la circulación sanguínea aportando más oxígeno a los músculos y el cerebro. Disminuye la depresión así como estados de ansiedad y lo que nos permite combatirlo en estas circunstancias en la que los niños no tienen oportunidad de salir y realizar actividades al aire libre viéndose imposibilitados también de interactuar con otros niños.

No permitamos que el uso de dispositivos, que si bien es cierto, son necesarios en estos momentos, desplace la actividad física. Brindemos en nuestros hogares la oportunidad para desarrollar actividades motoras en forma sostenida utilizando elementos y materiales de deshecho como latas, cajas, palos de escoba, pitas, piedras, conos y otros con los que podemos armar circuitos. Los resultados los veremos reflejados en el bienestar de los niños, mayor disposición para aprender, mejor apetito, dormirán  cansados y el carácter mejorará.  Hay  actividades sencillas que podemos hacer con los niños en casa como gatear, saltar, bailar, dar volantines, etc

De la creatividad y disposición de los padres depende  convertir el confinamiento en una etapa agradable e inolvidable  para los más pequeños,  siendo éste un momento excepcional donde las actividades que los niños realizan en sus hogares se mantenga como un recuerdo positivo a futuro.

Pasar tiempo con los niños, rodearles de afecto y cariño son claves para atravesar esta situación, también es muy importante darles alternativas y oportunidades  para que desarrollen sus talentos.  Estamos en el momento ideal para enseñarles a aprovechar el tiempo.

Algunas actividades sencillas que podemos hacer con los niños en casa son: hacer circuitos, gatear, saltar, bailar, dar volantines, etc